Estrategias discursivas. De la sublimación a la expulsión.

Herbert_James_Draper,_Ulysses_and_the_Sirens,_1909Este post es fruto del último encuentro Beers & Politics que celebramos en Cáceres, el día 17 de abril, y que giró en torno al uso de la palabra por parte de los órganos de poder. Un interesante tema de debate, de máxima actualidad en momentos de crisis, en que los máximos dirigentes necesitan persuadir a la sociedad para evitar conflictos que puedan desestabilizar la situación o provocar cambios bruscos.

A nadie le cabe la menor duda de que, en toda organización que se precie, los conflictos siempre están latentes, porque son fenómenos inherentes a las relaciones humanas. Sin conflictos no hay organización y, si no se regulan dichos conflictos, las organización puede llegar a desaparecer. Es inevitable que surjan diferencias entre los miembros de un colectivo. Por eso, todo grupo que aspire a convertirse en organización tiene que tener como objetivo básico la regulación de los antagonismos que emergen en su propio seno.

Y como se suele decir, “dos no se pelean si uno no quiere”. Dentro de cualquier organización siempre hay dos grupos perfectamente diferenciados: uno -el más reducido-, que es el que ejerce el poder; y otro, el mayoritario, al que va dirigido ese poder. Uno, que es el que posee el poder de la palabra; y otro, que es el que la recibe. Emisor y receptor son las dos partes fundamentales de cualquier formación, si bien es cierto que el emisor es el encargado de regular y amortiguar mediante la palabra el antagonismo existente, con el fin de persuadir a su auditorio y conseguir su adhesión.

¿Cuáles son, pues, esas estrategias que el poder utiliza, consciente o inconscientemente, para captar la atención del resto de la organización? Partiendo del método de análisis del discurso, creado por del profesor Antonio Rodríguez de las Heras, las regulaciones detectadas son siete:

  1. Sublimación: el orador alude a elementos aceptados por el poder y por el auditorio, compartidos de manera positiva.
  2. Favor: intento por parte del orador de mostrarse abierto y condescendiente con el auditorio, alabando sus capacidades.
  3. Desviación: crítica de elementos externos a la organización, crítica que es compartida por el orador y por el auditorio.
  4. Miedo: mención de elementos ajenos a la organización, negativos para ella, que pueden causar un peligro interno.
  5. Culpabilidad: reproches al auditorio por las malas actuaciones de la organización.
  6. Represión: amenazas, descalificaciones, ironías del orador contra el auditorio o contra alguno de los miembros.
  7. Expulsión: que consiste en ignorar el antagonismo y negarse a debatir.

18022En ese camino hay tres cortes cualitativos, en función de la brusquedad con que el orador regula el antagonismo con el auditorio:

  • Sublimación y Favor: regulaciones blandas
  • Desviación, Miedo y Culpabilidad: regulaciones medias.
  • Represión y Expulsión: regulaciones duras.

Como se puede apreciar, en las 7 regulaciones hay una clara gradación, desde las más conciliadoras -aquellas en que la sintonía entre el orador y el auditorio es mayor- hasta aquellas en que el antagonismo se hace más patente. Si analizamos con detalle cualquier discurso y somos capaces de descubrir las regulaciones utilizadas por el orador, obtendremos una valiosa información sobre la naturaleza de la alocución, sobre la situación en la que se encuentran emisor y receptor, sobre las pretensiones y capacidades del orador y sobre la composición del auditorio.

Lo más interesante de este análisis discursivo es que cada una de las estrategias las podemos aplicar a nuestro día a día: en casa, en el trabajo, con compañeros, con amigos… Vivimos entre sublimaciones y favores; entre desviaciones, miedos y culpabilidades; entre represiones y expulsiones que, más allá de la importancia del propio discurso, ponen de manifiesto la capacidad de éste para interpretar el fenómeno del poder, del conflicto y del cambio en una organización social determinada. El que sea capaz de utilizar la palabra como un arma, será el más fuerte. Sólo hay que saber cómo utilizarla, para que esta arma no sea letal.

Esta entrada fue publicada en Beers & Politics, Comunicación, Discursos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Estrategias discursivas. De la sublimación a la expulsión.

  1. Pingback: ¿De qué han hablado los @protocolblogger esta semana? | PROTOCOL BLOGGERS POINT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s