In memoriam

Director general de la Policía, Ignacio Cosidó,

Director general de la Policía, Ignacio Cosidó

Cuando estudias la retórica aristotélica, aprendes que, en virtud de la relación del orador con su auditorio, los discursos se pueden clasificar atendiendo a tres géneros*: judicial (genus iudiciale), deliberativo (genus deliberatiuum) y demostrativo (genus demonstratiuum).

Estoy convencida de que el autor de este discurso se ha visto en más de una ocasión ante alguno de estos tres géneros oratorios, bien como orador, bien como receptor. Pero en esta ocasión, el director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, en apenas 700 palabras ha pronunciado un emotivo discurso demostrativo al inaugurar el Memorial en recuerdo de los miembros del Cuerpo Nacional de Policía muertos en atentados terroristas.

Un discurso sencillo, claro, breve, lleno de sentimientos y emociones que nacen de  las experiencias vividas día a día. Un discurso perfectamente hilvanado, con una estructura cronológica claramente establecida, que comienza en el pasado, “Hace ahora cinco años…”, para terminar con un serio compromiso de futuro, capaz de “… detener a todos y cada uno de sus asesinos y acabar definitivamente con el terrorismo...”, sin olvidarse del presente, de ese hoy en el que toda la Policía Nacional “… se une a ese dolor vivido durante tanto tiempo”.

Pasado, presente y futuro recogidos en un discurso de contrastes en donde la democracia, la justicia y la Policía se superponen al terror, al crimen y a los terroristas. Pasado lleno de dolor, de sufrimiento, de lágrimas, de corazones rotos, de olvidos, de soledad … Presente que recoge todo ese penar en un Memorial que mantendrá vivo el recuerdo de todos los agentes asesinados, de todos esos hijos sin padres, de todas esas familias rotas que desconocen el consuelo. Y un futuro esperanzador, comprometido con toda la Nación, en general, y con esas familias abatidas, en particular, futuro que sea capaz de llenar de luz todas sus noches de oscuridad.

Y al más puro estilo de los presidentes americanos, que finalizan sus intervenciones invocando la ayuda y la bendición de Dios, el director general de la Policía termina apelando a su Patrón, el Ángel Custodio, para que proteja, inspire, ayude y otorgue la fuerza necesaria a todos los policías nacionales para cumplir con su cometido.

Emocionadas y emocionantes palabras de quien ha sido la voz que ha querido honrar a todos los héroes que ya no están, pero también a todos esos héroes que cada día salen de sus casas, sin saber si van a volver, y cuya única misión es defender, cuidar y velar por todos aquellos que nunca sabremos cómo agradecerles su humanidad y sacrificio. Por todo ello, mi agradecimiento personal a todos esos héroes.

* El genus iudiciale engloba los discursos en los que se dirime un pleito, se acusa o se defiende a alguien. En el genus deliberativum se encuentran los discursos que se pronuncian ante cualquier asamblea, tanto a favor como en contra de determinadas actuaciones. El genus demonstrativum comprende todos los discursos de alabanza o vituperio.

Imagen|http://sevilla.abc.es/

Esta entrada fue publicada en Discursos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a In memoriam

  1. Reblogueó esto en PROTOCOL BLOGGERS POINTy comentado:
    Originalmente publicado en el blog Política y Protocolo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s