El hombre tranquilo

imgres-1Muchas han sido las opiniones vertidas a favor y en contra de la entrevista realizada por Gloria Lomana al presidente del Gobierno en los informativos de Antena 3 al llegar al ecuador de su legislatura. No voy a entrar en detalles ni pretendo abordar su contenido político. No me pronunciaré sobre si estoy a favor o en contra del aborto; si me parece o no lícito la celebración del referéndum independentista que reclama Mas por activa y por pasiva. Éste no es lugar para ello. Independientemente de mi ideología política, de mis simpatías o antipatías para con el presidente, si comparamos esta entrevista con la que ofreció en TVE al llegar a La Moncloa, es incuestionable que la Comunicación Política de Mariano Rajoy ha mejorado considerablemente. Su discurso ha estado más perfilado y menos disperso que en otras ocasiones.

Es cierto que tiene un problema a la hora de trasmitir, pero no es menos cierto que cada vez acude a un plató de televisión con más tranquilidad, con mayor seguridad, a pesar de que sus intervenciones pudieran parecer no estar preparadas suficientemente. Su resignación gallega le impulsa a no hacer reflexiones más pasionales. A Rajoy no le gusta dar noticias, ni novedades, ni anuncios  grandilocuentes. Prefiere trabajar con hechos concretos, gobernar y tener las cosas claras, independientemente de que le salgan bien o mal. Quizá muchos esperaban que soltara un palabra, una frase bomba que se convirtiera en titular de diarios. Pero al igual que la gran mayoría de presidentes, que se ponen rocosos en situaciones similares, Rajoy no se ha mojado. Ha cuidado mucho todo lo que ha dicho y lo que no. ¿Información…? la esperada. Él no va de estrella de la pantalla. Va de gestor. No gasta bromas ni busca titulares. Con Rajoy sabemos que no veremos ni juegos malabares ni trucos de magia. Con Rajoy, al pan pan y al vino vino.

Ha sido una entrevista conducida por el entrevistado, más que por la entrevistadora. La contundencia y la seguridad que el presidente ha demostrado en sus respuestas se ha reflejado en el lenguaje no verbal, en sus gestos, en su mirada, en sus manos… Con su cabeza siempre derecha y en postura natural; sin desviar la mirada de su interlocutora; sin vacilar ni titubear en sus respuestas; con gestos abiertos y movimientos de manos firmes; evitando gestos histriónicos, como de costumbre, el presidente ha demostrado una cuidada puesta en escena.

Se puede decir que Mariano Rajoy ha sido contundente en las forma más que en el fondo. Sigue transmitiendo esa imagen de hombre tranquilo, sereno e inmutable que, según anuncia, seguirá trabajando con el mismo equipo de gobierno para llegar a ese’ mañana colmado de días azules y soleados’.

Esta entrada fue publicada en Comunicación, Comunicación no verbal, Comunicación política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s