El arte de comunicar

Demóstenes

A ninguno nos cabe la menor duda de que Retórica y Política están condenadas a entenderse. La Retórica con la Política, porque aquella enseña a preparar los discursos, herramienta de acción política y social. La Política con la Retórica, porque ésta es política por naturaleza y no puede abstraerse del contexto en el que se mueve.

Los humanos, en cuanto animales políticos que somos, estamos condenados a estar en interacción continua mediante el lenguaje con el fin de encauzar nuestros comportamientos. A lo largo de la historia, los políticos han utilizado un lenguaje retórico cada vez que han tenido que dirigirse a los ciudadanos, no sólo para convencerlos de las bondades de sus programas electorales, sino también para persuadirlos: metáforas, anáforas, enumeraciones, comparaciones…

En la actualidad, la incursión de internet en la sociedad ha provocado profundos cambios que directamente han modificado nuestra forma de comunicarnos, superando todas las limitaciones de tiempo y espacio. El interlocutor ha cambiado: es más numeroso y puede interactuar con el emisor.

Es cierto que los políticos van incorporándose progresivamente a la comunicación 2.0 pero ¿cuántos hay que no tienen perfiles en redes sociales? Yo iría más lejos aún. ¿Cuántos activan sus cuentas en precampaña y campaña y luego se olvidan? ¿Cuántos gestionan personalmente sus cuentas? Convencimiento y la persuasión se esfuman si el ciudadano no te siente cerca.

Comentaba David Álvarez en Parlamento 2.0 que Twitter se ha convertido en una red social muy importante para la actividad política. Se ha convertido en el altavoz de opiniones y la comunicación fluye en todas las direcciones. El problema es que los políticos únicamente se ciñen al uso de Twitter para ejercer su actividad política.

A las puertas de dos años electorales, veremos proliferar las cuentas y los perfiles de políticos locales, autonómicos y estatales. Perfiles cuajados de promesas, de compromisos, de buenas palabra; perfiles de políticos rétores y de rétores políticos que con todo su arte volverán a engatusarnos durante un par de meses y con las mismas volverán a cerrar sus perfiles o a mantenerlos en stand by. ¿Que no? Hagamos apuestas.

Esta entrada fue publicada en Comunicación, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El arte de comunicar

  1. Juan Pedro dijo:

    Acabo de añadir tu blog a mi blogroll. Enhorabuena por su apertura. Te auguro y deseo muchos éxitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s